Muchas personas utilizan desde mucho tiempo atrás el bicarbonato con limón para la cara, aquí te explicamos un poco para qué sirve y cómo es utilizado.

El bicarbonato de sodio es un polvo que toda cocina tiene, ya que es un excelente elimina olores, además, se puede decir que es bactericida, ya que combate la infecciones cutáneas.


A continuación algunos de los principales usos para los que se utiliza el bicarbonato con limón para la cara:

  • Ayuda a limpiar el cutis: la cara se expone diariamente a las rigideces del medio ambiente, por lo tanto la epidermis se ensucia acumulando toxinas, por lo general se nos olvida y no se realiza una constante limpieza del rostro.
  • Elimina el acné: este es un problema que incomoda, ya que afecta la estética de la cara si no se detiene a tiempo. La mascarilla de bicarbonato es ideal para disminuir la grasa acumulada, y a la vez desinfectarla de cualquier microorganismo. Normalmente se mezcla con limón para tener mejores resultados. También sirve para aclarar el cutis de las manchas ocasionada por el sol.
  • Le proporciona hidratación al cutis: cuando se combina con otros ingredientes tales como el aceite de oliva, miel o el aceite de argán, por lo que los ácidos grasos son un excelente estimulante para el metabolismo celular. A su vez retienen el  agua para que las membranas se mantengan conservadas.
  • Equilibra el pH del cutis: es óptimo para mantener el pH, tanto de la cara como de cualquier parte de cuerpo, puesto que uno de sus mejores beneficios es el anfotérico, dicho en otras palabras, actúa como base o ácido.
  • Actúa como antinflamatorio y antiséptico: no obstante, no se recomienda mucho para las pieles sensibles, porque puede producir exceso de resequedad, ocasionando irritación en el cutis.

Mascarilla de bicarbonato de sodio con limón o miel

A muchas personas, en particular adolescentes, les empieza a salir a una determinada edad gran cantidad de espinillas por la acumulación de grasa, como también alguna bacteria que se aloja en el cutis ocasionando infección.

Para evitar este incomodo acné, te traemos una idea fenomenal, la cual no pasarás por alto, se trata de una mascarilla elaborada a base de bicarbonato de sodio con limón o miel, que te regulará la secreción de la grasa, y a la vez te limpiará el rostro dejándolo totalmente lúcido.

Para la elaboración de la mascarilla de bicarbonato se necesita:

  • 2 cucharas de bicarbonato de sodio
  • Agua mineral, filtrada o también puede ser hervida, nunca agarrar agua del grifo.
  • Usar limón en caso de que la piel sea muy grasosa.
  • Miel si tienes el cutis seco, ya que esta hidrata y humecta a profundidad.
  • También puedes aplicar cualquier otro ingrediente el cual acostumbres a usar, tal como sábila, aceite de almendra, aceite de oliva, entre otros.


Una vez con los ingredientes en mano, se procede a mezclar el agua y el bicarbonato, remueve hasta obtener una mezcla homogénea, coloca unas gotas de limón o una cucharada pequeña de miel, siempre que vaya en funcionamiento a la necesidad de tu cutis. Se procede a colocar la mascarilla en el rostro previamente lavado, evita el contorno de los ojos, espera que actué unos 20 minutos aproximadamente, luego retira con abundante a gua fría.

Si notas que la piel del rostro se queda reseca, aplica una crema hidratante, si no tienes, toma unas gotas de aceite con unas gotas de agua oxigenada. Sin embargo, si la piel es muy grasosa, el bicarbonato con la ayuda del limón te ayudará a resecar las espinillas; al principio sentirás picor y un poco de ardor, es normal porque está eliminando la infección. Ya que el limón es muy utilizado para la higiene del cutis, por el ácido cítrico que lo compone, este también actúa para eliminar las manchas cutáneas.

No obstante, con esta mascarilla podrás aliviar el problema del acné definitivamente, posterior al tratamiento aplica leche en el cutis dejar actuar por unos minutos y luego retírala, te ayudará a hidratarlo.

Cabe señalar que la mascarilla de bicarbonato con limón para la cara tiene unas contraindicaciones, ya que ella seca la afecciones, y si tu piel es muy sensible puede provocarte daños severos, lo que debes hacer para probarla es aplicar una pequeña cantidad en una área específica y esperar unos minutos para ver la reacción, si no ocasiona ninguna, aplícala una vez cada semana por un periodo de un mes. Pero si tu piel es muy sensible, visita un dermatólogo para que te asesore en cuanto lo que debes usar; ya que aunque es natural, el bicarbonato debe usarse con precaución.