Si sufres de vértigos y afectan tu diario vivir, entonces continúa leyendo, porque a continuación te presentaremos algunos remedios caseros para el vértigo, con los cuales podrás evitar este padecimiento.

El vértigo, en cualquier situación, se origina por tres razones principales: problemas en el oído medio, enfermedades cervicales o problemas nerviosos o de estrés. Por cualquiera de las causas, los tratamientos naturales que se pueden indicar son siempre los mismos, y con el fin de aliviar el vértigo de forma momentánea.


Si se desea tratar el problema, o el problema se vuelve crónico, o insoportable, se debe acudir a un especialista que ayude a tratar el origen de la situación.

En cuanto al problema de los vértigos, hay soluciones caseras y remedios naturales que pueden aliviar el síntoma. Hay varias alternativas de remedios caseros para el vértigo que se pueden tomar en casa, o ejercicios posturales que pueden ayudar a aliviar este molesto síntoma. A continuación te presentamos algunas de ellas.

Infusiones o jugos naturales para el vértigo

Jugo de apio: coloca en la licuadora apio (también conocido como célery o apio españa) bien troceado y prepara un licuado del mismo. Puedes tomar bien frío y el fresco sabor del apio ayuda a aliviar el vértigo, nivelando los niveles de presión sanguínea en el cuerpo.
remedios naturales contra vertigo
Infusión con pimienta negra y limón: se puede aliviar el vértigo producido por cualquier causa, disolviendo en una taza de agua caliente una pizca de pimienta negra, sal y exprimiendo un limón en la mezcla. Esta infusión se puede tomar antes de que comience un vértigo, o durante alguno que ya haya comenzado. Resulta una alternativa que alivia y evita el vértigo.

El jengibre: no puede faltar en la cocina, si se sufre de vértigos frecuentes por cualquier causa, el jengibre, y es que la medicina natural respalda el hecho de que los componentes de su raíz ayudan a aliviar los vértigos. Se debe cortar unas 3 rebanadas de una raíz y preparar una infusión de jengibre. Se sirve bien caliente, de ese modo se estimula la circulación sanguínea del cerebro, y se facilita la circulación de la sangre. Consumir la infusión es lo mejor, pero si no se cuenta con la raíz, se puede tomar alguna cápsula de las que se ofrecen en las casas de medicina natural.

Jarabe de Ginkgo Biloba: es una excelente hierba que previene y alivia los vértigos, por ser un eficiente estimulador de la circulación de la sangre, y que conduce de modo eficiente el suficiente oxígeno al cerebro. La presentación en jugos y cápsulas es común en tiendas naturales.


Infusión de menta y yerbabuena: esta combinación perfecta de hierbas sirve para estimular la oxigenación de la sangre que después llegará al cerebro. Sus sustancias químicas frescas permiten bienestar durante un episodio de vértigo, y también ayudan a evitarlo. Una taza antes de dormir a diario no sólo alivia el vértigo, sino que también relaja el cuerpo. Puede tomarse cada noche antes de dormir.

Agua fría: el agua muy fría puede ayudar a aliviar, e incluso evitar, un ataque de vértigo repentino, sin necesidad de poner azúcar o ningún ingrediente más, el agua muy fría alivia los malestares secundarios al vértigo. Se recomienda consumir un vaso de agua fría tres veces al día si se están teniendo vértigos constantes o frecuentes, y también antes o durante un episodio de vértigo.

Polvo de almendras: se puede adquirir en tiendas naturistas o de medicina natural. Se usa para pacientes crónicos de vértigo. Se mezclan dos cucharadas pequeñas en una taza de leche tibia y alivia los síntomas del vértigo, sobre todo después de haber tenido un episodio del mismo.

Para finalizar, se proponen algunas posturas que son útiles al momento de tener un episodio de vértigo: sentarse o acostarse en posición recta procurando mover poco los ojos e intentando fijar la mirada en un solo objeto. También resulta útil subir las piernas en un ángulo de 75 grados con respecto al corazón. De este modo, la sangre fluye mejor al cerebro, y mejora la circulación sanguínea de todo el cuerpo.