Un problema recurrente en las mujeres es la producción de miomas uterinos. De hecho, según las estadísticas, 1 de cada 4 mujeres en edad reproductiva y mayores de 30 años lo padecen.

En este particular, la solución más común y difundida tiene que ver con el uso de anticonceptivos, o en su defecto la intervención quirúrgica. No obstante, existen métodos naturales que también son capaces de reducirlos y hasta eliminarlos.

¿Qué es un mioma uterino?

Un mioma uterino es un tumor que se forma en el útero debido a desequilibrios hormonales o predisposición genética.

Por lo general se tratan de tumores benignos que no producen consecuencias fatales. Sin embargo, estas malformaciones alojadas en el útero, suelen generar síntomas desagradables, e incluso pueden llegar a superar los 20 centímetros de diámetro.

Síntomas característicos

Son diversos los síntomas que ocasionan los miomas y pueden variar de una mujer a otra. El primero de la lista es el más frecuente, a saber, el sangrado abundante y duradero mientras se tiene la menstruación, o en el tiempo intermedio entre un periodo menstrual y otro. Dicho sangrado puede presentarse con coágulos, dependiendo de la ubicación del mioma o de la cantidad alojada.

Otros síntomas que son comunes incluyen:

  • Las constantes ganas de orinar debido a la presión que ejercen los miomas sobre la vejiga.
  • Hinchazón del vientre en combinación con cólicos abdominales.
  • Dolor intenso, en especial durante el acto sexual.
  • Sensación de pesadez en la pelvis.
  • Entre otras.

Por otro lado, aparte de la sintomatología que hemos descrito, cabe señalar que los miomas producen terribles consecuencias en relación a la fertilidad, pues en algunas ocasiones la mujer se vuelve estéril, o en su defecto, produce aborto espontáneo.

Tratamiento natural

Tal como se mencionó al comienzo del artículo, la medicina convencional propone como tratamiento reglamentario el uso de anticonceptivos orales o dispositivos especiales que permiten regular la cantidad de flujo. También existen terapias que disminuyen el diámetro de los tumores, y para calmar los dolores se prescriben analgésicos. Y como último recurso, la extirpación a través de procedimientos quirúrgicos.

Ahora bien, la propuesta que hace la medicina natural resulta menos invasiva y produce resultados favorables en las mujeres que optan por llevarlo a cabo. En este aspecto contamos con las siguientes opciones:

Dieta cetogénica

Consiste en una dieta basada en alimentos ricos en grasas saludables. La razón de ser de esta dieta se debe a que el origen del tumor guarda relación con la producción desequilibrada de células, las cuales dependen en gran medida de la glucosa que consumimos.

Por ello, cuando se cambian los hábitos alimenticios, donde limitamos el consumo de carbohidratos y lo sustituimos por grasas saludables, se hace posible que las células sanas metabolicen las grasas, permitiendo que las células tumorales se debiliten y con el tiempo mueran.

El uso de plantas medicinales

Al igual que la dieta, es bastante útil incluir el uso de las siguientes plantas:

    • Centella asiática: es un potente diurético que cumple exitosamente la función de expulsar toxinas del organismo.
    • Hojas de uva: tiene poder antioxidante, lo que la hace eficaz para proveer protección a los tejidos.
    • Cúrcuma: en estos casos de miomas, la cúrcuma es ideal, ya que permite la desinflamación del aparato reproductivo, y a su vez frenar el crecimiento de los tejidos, favoreciendo así la eliminación de radicales libres.
    • Anamú o mapurite: es una planta de nombre científico “petiveria alliacea”, proveniente de las regiones tropicales de América. Es eficaz para el tratamiento de diversos tipos de miomas y quistes.
    • Ñame salvaje: sirve de regulador hormonal permitiendo que los procesos menstruales sucedan con la mayor normalidad posible.
    • Diente de león: tiene la facultad de reducir considerablemente el tamaño de los miomas.
    • Maca: tubérculo de origen peruano, específicamente de los Andes. Es eficaz para eliminar naturalmente los quistes en los ovarios.

Las opciones naturales presentadas pueden consumirse en infusión de manera regular, evitando siempre los excesos.

¿Es posible su eliminación total?

Los miomas uterinos pueden clasificarse según su ubicación y tamaño. De manera que no todos se comportan del mismo modo.

Por lo tanto, la reducción o eliminación del mioma dependerá básicamente de su tipología, lo que significa que para obtener mejores resultados se debe consultar con un homeópata calificado quien podrá recetar el tratamiento adecuado en base a un análisis personalizado.

No obstante, hacemos bien en aclarar que, aunque la medicina natural ha demostrado ser eficaz al tratar este problema, lo cierto es que existen miomas cuya única solución es la cirugía.

⚠ ADVERTENCIA ⚠ Este artículo es meramente informativo, con el mismo no se pretende que los lectores se hagan un autodiagnóstico, ni que se autoreceten. Ante cualquier duda o problema de salud, se recomienda visitar a un profesional idóneo.