El gordolobo, también conocido como candelaria, es una planta de hojas grandes, de color verde intenso y textura blanda. Es muy útil para combatir las enfermedades respiratorias tan comunes en temporada de otoño e invierno, incluso sirve para solucionar problemas en la piel. Conozcamos más sobre esta ideal alternativa para la salud.

¿Qué es él gordolobo?

Su nombre científico es Verbascum thapsus L., y aunque es originario de Asia y el Mediterráneo, es posible hallarla en Europa, África y América del Norte.

Se trata de una planta cuyo ciclo vital se completa en un espacio de 24 meses; es decir que al finalizar el segundo año consigue lucir unas llamativas flores amarillas, las cuales presentan una serie de filamentos amarillos en la parte superior de la flor, y otro tipo de filamentos mucho más grandes en la zona inferior, estas últimas se unen a los pétalos de la flor, llegando así a su máximo esplendor al finalizar su desarrollo.

¿Cuáles son sus propiedades?

Son diversas las propiedades que posee el gordolobo, como también se le conoce. Entre ellas podemos mencionar su capacidad antiespasmódica, antiinflamatoria, calmante, cicatrizante, depurativa, diurética, expectorante y relajante.

¿Para qué sirve?

Al gordolobo o candelaria se le reconoce mayormente por su gran beneficio al regular los desórdenes del tracto respiratorio, por ejemplo, el mucílago de la planta permite suavizar la garganta y evitar resequedad. Asimismo, es eficaz para combatir el resfriado común y la tos, pues es capaz de limpiar los pulmones, evitando de esta manera que se produzca congestión por exceso de mucosidad, bronquitis o asma.

Por otra parte, el gordolobo también ha sido utilizado para aliviar el dolor de oído, bien sea causado por una infección o un eccema en el canal auditivo, y también disminuye la inflamación. No obstante, es necesario tener presente que si existe sospecha de tener un tímpano roto, debe evitarse el uso de cualquier tipo de planta medicinal, ya que puede ocasionar complicaciones; si es el caso, lo mejor que se puede hacer es acudir de inmediato al médico y seguir sus recomendaciones.

Ahora bien, tal como mencionamos al inicio, el gordolobo también se ha convertido en un verdadero aliado cuando se padecen afecciones en la piel tales como heridas, picaduras, celulitis, quemaduras, dermatitis, moretones, sarpullido y forúnculos.

Pero no es todo, la planta también posee propiedades diuréticas, de manera que permite tratar enfermedades del tracto urinario, problemas de riñón o retención de líquidos, alivia considerablemente las hemorroides, utilizándola en los baños de asiento, y mejora la salud bucal si la aplicamos en forma de gárgaras y buches.

¿Cómo tomarlo?

El gordolobo o candelaria puede consumirse en infusiones o aplicarse de forma externa aplicándolo sobre la zona afectada. Para las infusiones es necesario mezclar un litro de agua con 3 gramos de flores de gordolobo, dejar hervir por 10 minutos y colar. Esta infusión podrá ingerirse hasta 3 veces al día.

Y en relación al uso tópico, se debe machacar las semillas o las flores, y combinarlo con aceite de oliva. La pasta que se obtiene como resultado es la que se aplica sobre la piel.

Contraindicaciones

El consumo de gordolobo está contraindicado en niños menores de 12 años, ya que existe la posibilidad de rechazo por parte de su organismo, ocasionando alergias o algún síntoma adverso. Tampoco deben utilizarlo las mujeres embarazadas o que estén dando de mamar, pues podría perjudicar al desarrollo y la salud del bebé.

Y por último, quien sufre de enfermedades hepáticas; a saber, hepatitis o ictericia, deben evitar su consumo en absoluto, ya que el gordolobo es rico en cumarinas, una sustancia química segregada por la planta que podría alterar las enzimas hepáticas del cuerpo.

Recomendaciones

Si bien es cierto que el gordolobo no provoca efectos secundarios, ni implica riesgos en la salud, hacemos bien en sugerir y recomendar visitar a un especialista de la salud que pueda establecer sus necesidades médicas, y esté en capacidad de recetar el tratamiento más conveniente. Evite la automedicación.

Aunado a esto, es preciso indicar que los pelillos que caracterizan a las hojas y los tallos, pueden causar irritación a algunas personas; por lo tanto, es vital consumir la planta con mucha precaución, y dentro de las dosis recomendadas. Y por último, hemos de aclarar que las semillas no deben ser usadas en el té, puesto que contiene cierto grado de toxinas.