¿Alguna vez has oído hablar de la moringa? ¿Te has preguntado para qué sirve? A continuación te explicaremos las propiedades curativas de la moringa y los beneficios de este árbol que cada día se hace más popular.

La Moringa oleífera, llamada por su nombre común moringa, es un árbol del cual se consumen las hojas y las semillas. Original de una región de la India, y aunque es propia del contiene asiático, también es un árbol que crece en África y América. Especialmente en América existen hoy en día esfuerzos por popularizar y cultivar la moringa, por ser una planta medicinal que trae innumerables beneficios por sus múltiples propiedades curativas.

Hoy en día la medicina natural ha fabricado fármacos que se venden en muchas casas naturistas y que se atribuyen los beneficios de la moringa. La moringa puede ser usada tanto para infusiones, como para incluir en jugos de frutas y también como aderezo para las comidas; pero la mejor presentación de esta planta son las hojas deshidratadas, las cuales conservan sus propiedades y pueden ser consumidas tanto en aderezo como en infusión. El modo comercial también ofrece las semillas para diferentes platillos, y para infusión.

Beneficios de la moringa y sus propiedades curativas

En forma de suplemento y cápsulas: en medicina natural es indicada para todos los tipos de anemia, la diabetes de los dos tipos I y II, para mejorar el calcio de los huesos previniendo la osteoporosis, bajar de peso y hasta para curar el escorbuto.

Nutrición completa: como aderezo de comidas, es muy usada para ensaladas y para condimentar carnes blancas o no grasas. Se usa también para limpiar o purificar el agua que se consume, y se usa para cocinar algunos alimentos. La semilla de moringa purifica el agua porque contiene una proteína que se une a los contaminantes solidos presentes en el agua y los precipita para separarlos del resto del agua.

Control de la diabetes: las hojas y semillas de moringa tienen un alto contenido de vitaminas A, B y C, con un fuerte contenido de zinc, lo que permite el equilibrio de azúcar en sangre o de la glicemia, lo que convierte a la moringa en un tratamiento alternativo, junto con cualquier otro tratamiento médico, para potenciar los efectos del mismo. Es usada más en casos de diabetes tipo II.

Reducción de colesterol y carbohidratos: por su contenido oleaginoso, la moringa tiene la propiedad de controlar y nivelar el colesterol y los triglicéridos, ayudando a bajarlos en caso de que estén altos, o tener la predisposición a que éstos valores están elevados. El aceite de la moringa es monoinsaturado, por lo que es más saludable que cualquier otro tipo de aceite y por ser ligero, reduce considerablemente los valores grasos que hay por exceso. Este contenido oleaginoso ligero beneficia al organismo, evitando las enfermedades cardiovasculares y manteniendo la circulación sanguínea en perfecto estado.

Como antibiótico y depurador: de acuerdo a nuevas investigaciones, la planta de moringa, tanto semillas como hojas, tiene propiedades astringentes y desinfectantes, además de antiparasitantes, lo que depura el sistema digestivo, el hígado y otros órganos que intervienen en la digestión al arrastrar toxinas, grasas o impurezas. La moringa es usada como antibiótico por las razones mencionadas.

propiedades curativas de la moringa

Sin embargo, la moringa debe ser administrada según indicación de las cápsulas, semillas o infusión, con cierta precaución, ya que su uso por exceso puede causar la pérdida de proteínas importantes y nutrientes, por tales motivos es muy importante consumir no más de cuatro semillas. o no exceder lo que se recomienda en la presentación.

Se recomienda el uso de infusiones de moringa y aderezos para comidas unas dos o tres veces diarios por pizcas, y usada como una especia. Las infusiones se pueden tomar como agua fría o como té por las mañanas en ayunas, y por la noche antes de dormir.