En el campo de la medicina alternativa existe una inmensa variedad de hierbas que aportan nutrientes al organismo, ayudándolo a regenerarse y cumplir sus funciones de manera eficiente.

Ahora bien, cada una tiene sus características particulares y actúan sobre el cuerpo de maneras muy diversas. Por lo tanto, a fin de beneficiarnos de las propiedades de varias a la vez, podemos optar por un té que combina una total de 7 plantas medicinales. Nos referimos al “té de abango” y a continuación hablaremos sobre sus usos, su preparación y muchos aspectos más.

¿Qué es el té de abango?

Es un té de sabor suave, refrescante y que proporciona un agradable olor y textura. Tal como lo hemos mencionado ya, se trata de un compuesto de 7 plantas que tiene propiedades beneficiosas para el tracto respiratorio. La mayoría de las plantas que la integran tienen origen en Suramérica, aunque gracias a su popularización, el té de abango puede hallarse en el resto de los continentes.

Las plantas que la componen y para qué sirven

Como ya hemos dicho, el té de abango consiste en una mezcla de las siguientes 7 plantas:

1. Eucalipto

Sus hojas de olor balsámico están compuestas por aceites esenciales usados especialmente en el tratamiento de enfermedades respiratorias, pues poseen propiedades que generan un efecto antiséptico, bactericida y descongestionante.

2. Flor de bugambilia o boungainvillea

Se trata de una flor que se ha popularizado por su eficacia al combatir ciertas afecciones en las vías respiratorias; a saber, el asma, la tos, la gripe, el refriado común, e incluso la bronquitis.

3. Gordolobo o vervascum thapsus

Posee propiedades que alivian la faringitis, la bronquitis, la amigdalitis y el asma. Es un remedio natural usado y valorado desde la antigüedad por capacidad.

4. Hojas de alcanfor o cinnamomum camphora

Es ideal para contrarrestar la tos, pues sus aceites esenciales calman la picazón en la garganta y disminuyen la irritación de las vías respiratorias.

5. Palo mulato o bursera sima rubdi

Es un arbusto cuyas ramas y corteza son muy utilizadas para bajar la fiebre, gracias a sus propiedades antipiréticas o antifebriles.

6. Pulpa guaje cirial o crescentia alata

La fruta de este árbol es utilizada para tratar enfermedades respiratorias como el asma y la bronquitis. En este caso se extrae la pulpa del fruto para aprovechar sus propiedades expectorantes, emolientes y antimicrobianos que limpian las vías respiratorias y fortalecen los pulmones. También es eficaz para aliviar golpes internos y curar las heridas.

7. Tejocote o crataegus pubescens

Es una planta especialmente recomendada para descongestionar el pecho, calmar la tos y aplacar el malestar.

¿Para qué sirve el té de abango?

Después de haber visto las propiedades de cada uno de sus componentes, podemos concluir que el té de abango sirve como tratamiento eficaz contra todas las enfermedades respiratorias, pues es capaz de aliviar el malestar de garganta, tratar la bronquitis, resfriados y gripes, bajar la fiebre, calmar la tos, descongestionar las fosas nasales y el pecho, y prevenir el asma.

Aprende a prepararlo

Para prepararlo necesitarás las plantas antes mencionadas, en las proporciones que te indicaremos a continuación:

  • 1 cucharadita de palo mulato.
  • 1 cucharadita de pulpa huaje cirial.
  • 1 flor de bugambilia.
  • 1 hoja de bordolobo.
  • 2 hojas de alcanfor.
  • 2 hojas de eucalipto.
  • ½ cucharadita de tejocote.

Preparación:

  • Lo primero que haremos será calentar medio litro de agua.
  • En el momento que comience a hervir bajamos un poco el fuego y procedemos a añadir las hierbas.
  • Tapamos la olla donde estamos realizando nuestra preparación y dejamos que hierva por alrededor de 5 minutos.
  • Al pasar el tiempo, retiramos del fuego y dejamos reposar.

Este té debe tomarse caliente, a una temperatura considerable, y para evitar cualquier efecto secundario su consumo no debe excederse de dos tazas por día.

¿Dónde adquirirlo?

Puedes visitar tiendas dedicadas a la venta de productos naturales, bien sea físicas o en línea. Puedes conseguirlo ya mezclado en las tradicionales bolsitas de té, listas para preparar. Pero, también, si lo prefieres, puedes reunir por tu cuenta los ingredientes y prepararlo como se explicó anteriormente.

Aspectos a considerar antes de tomarlo

Es recomendable evitar su consumo si la persona está embarazada o en periodo de lactancia. Para las personas con trastornos hepáticos o biliares es importante no añadir el eucalipto, ni gordolobo, ya que contrarrestan los efectos del tratamiento que esté llevando a cabo. Es imprescindible mantenerse bien hidratado durante el consumo del té, pues uno de lo ingredientes tiende a deshidratar. Es un producto recomendado para personas mayores de 12 años.